¿Cuál es la mejor manera de comer brócoli?

Contenido

La itálica, brócoli, brécol o brécol de Italia, es una planta de la familia de las brásicas.

¿Cuál es la mejor manera de comer brócoli?

La cocción en agua es la técnica menos recomendable, a no ser que controlemos el tiempo al máximo, menos de cinco minutos, y cortemos el calor rápidamente con hielo. El brócoli, que pertenece a la familia de las crucíferas, como la col y el repollo, es un ejemplo de verdura que puede consumirse tanto cruda como cocida. En este artículo se explica cómo es mejor consumir el brócoli crudo o cocido y cómo conservarlo en casa. Como con cualquier otro alimento que se consume crudo, si decides hacerlo con el brócoli debes seguir una serie de pautas para que no haya riesgos.

Al ser rico en nutrientes y vitaminas, el líquido que se ha impregnado del sabor del brócoli puede utilizarse como caldo de verduras. La forma más común de brócoli es la que encontramos en los supermercados; sin embargo, hay algunas tan raras como el brócoli chino (combinado entre brócoli y col) o de colores tan únicos como el morado. En definitiva, es una hortaliza que debemos incluir en nuestra dieta y conocer a fondo, evitando cometer los errores más comunes. Esta verdura combina muy bien con alimentos ricos en vitamina B, como el tomate y las espinacas.

Según la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA), 100 g de brócoli crudo sólo aportan 26 kcal, prácticamente nada de grasa y sólo 2,4 g de hidratos de carbono. Me encantan tus preparaciones, no lo he comido gratinado y creo que me va a gustar, lo voy a preparar así. Como todas las verduras, incluir el brócoli en la dieta diaria contribuye al buen funcionamiento del sistema cardiovascular, siendo muy recomendable sobre todo para evitar problemas de hipertensión o colesterol alto. Como norma general, evita los trozos de brócoli que hayan perdido su característico color verde intenso.

Para ello, puedes encontrarlo en la sección de frescos de los supermercados Gadis prácticamente todo el año. En cualquiera de sus formas de consumo, aunque comerlo crudo permite absorber más de sus nutrientes. También queremos señalar que esta verdura sabe mejor si está “al dente” y si no se ha cocinado en exceso, ya que, además de su sabor, se conservan sus propiedades nutricionales. Aunque la forma habitual de hacerlo es hervido, solo o con otras verduras, también se puede comer crudo.

Si has decidido que comerla cruda no es muy agradable por su sabor, es recomendable cocinarla, pero no hirviéndola, sino al vapor o con muy poca agua. Porque sí, la forma más fácil de hacerlo es hervido y acompañado de otras verduras como judías verdes o patatas. Cocinarlo al vapor o con la mínima cantidad de agua reduce considerablemente la pérdida de nutrientes. El brócoli es una verdura verde que pertenece a la familia de las coles y está disponible en muchas variedades.

También hay que recordar que se puede comer crudo y que tanto el tallo como las hojas son perfectamente comestibles. Una de las ventajas de comer brócoli es su versatilidad, que combina muy bien con otros alimentos y sabores. Una de las verduras más saludables que existen es sin duda el brócoli, lo que ocurre es que muchas veces lo cocinamos hervido y no terminamos de sacarle todo el partido a la cocción.

¿Cuánto tiempo hay que cocinar el brócoli?

También debes tener en cuenta que la solución no es reducir drásticamente el tiempo de cocción del brócoli, porque entonces se volvería pesado de digerir. Activa los comandos de alta potencia durante 7 minutos y una vez transcurrido el tiempo, comprueba la consistencia del brócoli. Con más tiempo de cocción se volverá amargo y perderá su gran sabor y sus nutrientes, especialmente la vitamina C. El brócoli es una verdura con muchas propiedades nutricionales, que puedes añadir a tu dieta solo o acompañado, ya que es un alimento muy versátil y sencillo de cocinar al vapor, gratinado, sancochado y de otras formas para hacerlo verde y sabroso.

Esta fue la recomendación que el chef Juan Antonio Pellicer dio a los asistentes a una reciente degustación de brócoli celebrada en el Mercado de Saavedra Fajardo de Murcia. En cualquier caso, la preparación del brócoli suele ser rápida y sencilla, aunque el tiempo exacto de cocción depende del método de cocción elegido. Para evitar que el brócoli se pase de cocción y se deshaga en el plato, habrá que tener en cuenta los diferentes tipos de cocción. Si no te gusta cocinar con envoltorio de plástico, hay recipientes muy útiles para el microondas, que son de silicona y son muy buenos para este tipo de cocción.

En cuanto al material de las ollas y sartenes, el aluminio (a no ser que tenga un recubrimiento de cobre en su interior para acelerar y unificar la cocción) es un poco más lento que los demás componentes de las ollas. Antes de comenzar la cocción, pon el brócoli en remojo en agua fría durante unos minutos. Y poco más delicioso, espero que os estén gustando las recetas, en concreto esta de cómo hervir y cocer brócoli, y que si os animáis con ellas me las dejéis en los comentarios y en mis redes sociales. En el caso del brócoli congelado debemos añadir un par de minutos más al tiempo de cocción.

Acercarse a este ideal será la diferencia entre una receta exitosa o un desastre culinario que podría terminar como alimento para tu mascota. Por ello, trataremos de encontrar la más adecuada que nos permita beneficiarnos de todo el sabor y las propiedades de esta superverdura. El tiempo máximo de cocción del brócoli al vapor es de unos siete minutos para que esté verde, al dente y conserve sus propiedades nutritivas. Cocinar el brócoli en una olla normal no te llevará mucho más tiempo que en una olla exprés, ya que debido a su composición, esta verdura tiende a ablandarse rápidamente.

Si lo cocinas al vapor, bastan 4 ó 5 minutos, pero hervido el tiempo debe reducirse a 3 minutos. Por ello, te mostramos cómo cocinar el brócoli en una olla normal, olla exprés, en una thermomix o en el microondas y cuánto tiempo tarda en cocinarse.

¿Cuáles son los beneficios de comer brócoli a diario?

Desde entonces, las cualidades gastronómicas y los beneficios para la salud del brócoli lo han convertido en un abanderado de la alimentación saludable. Por si fuera poco, el brócoli es también un aliado para la salud de la piel, ya que contiene muchos antioxidantes y nutrientes como la vitamina C y el zinc. La luteína que contiene protege el ojo de enfermedades degenerativas como las cataratas y otras dolencias de la visión relacionadas con la edad. Nada que objetar a sus propiedades antioxidantes, ni a los profundos beneficios que le atribuye la OMS, desde su papel en la prevención del cáncer hasta su capacidad para combatir el colesterol.

Comer brócoli es excelente para mantener los huesos sanos y fuertes, dado su contenido en calcio, fósforo, magnesio y zinc. Una ración de 200 gramos de brócoli cubre con creces las necesidades diarias de vitamina C que necesita un adulto, además de aportar ácido fólico y vitamina A. Combina muy bien con todos los cereales y es el ingrediente perfecto para la sopa de arroz o de mijo, y se presta a ensaladas y cremas de verduras. Estos compuestos tienen la capacidad de bloquear la utilización y la absorción del yodo, frenando así la actividad de la glándula tiroides.

M, queremos seguir alimentando tu apetito de conocimiento, así que te contamos las razones por las que deberías comer brócoli todos los días. Originario del Mediterráneo, el brócoli está presente en la cocina italiana desde la época del Imperio Romano. Por si fuera poco, el brócoli también es un aliado a la hora de tener una piel sana, en la medida en que contiene muchos antioxidantes y nutrientes como la vitamina C y el zinc. Sus nutrientes, como la zeaxantina y el betacaroteno, y la vitamina A hacen del brócoli un protector de la salud ocular.

Además, las pruebas científicas avalan que este alimento puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer, mejorar la salud ósea y fortalecer el sistema inmunológico. Y por supuesto, el toque final, pero que puede estropear todas las bondades, es la cocción, porque afecta a su composición. Sabemos que previene enfermedades como el cáncer, fortalece nuestro sistema inmunológico, regula los niveles de colesterol en sangre y mejora nuestra visión. Los beneficios del consumo de brócoli y otras verduras crucíferas provienen de los glucosinolatos, compuestos del metabolismo secundario de los vegetales que ayudan en su defensa contra enfermedades y agresiones ambientales y tienen la característica de ser potencialmente beneficiosos para la salud humana ya que mejoran la desintoxicación del organismo.

David Mariscal, director de la clínica Mariscal, explica en El País que “el brócoli, al igual que la coliflor, la col o el repollo, del grupo de las crucíferas, tiene sustancias que son responsables tanto de su aroma como de su sabor picante. El brócoli (también llamado brécol) pertenece a la familia de las crucíferas y es muy rico en vitaminas y minerales, y un auténtico tesoro nutricional que aporta múltiples beneficios a nuestro organismo. Sus nutrientes, como la zeaxantina y el betacaroteno, y la vitamina A hacen del brócoli un protector de la salud ocular. Es un gusto adquirido para muchos, pero conociendo sus beneficios para la salud, merece la pena hacer el esfuerzo de incorporarlo a la dieta.

Esta familia de verduras crudas, como la col y la coliflor, se caracteriza por tener un valor nutricional muy alto en relación con el peso del propio alimento. Entre las propiedades y beneficios del brócoli destaca que es una excelente fuente de vitamina C y fibra. Su capacidad de adaptación al nuevo escenario, así como el uso intensivo de herramientas digitales explican su éxito. De hecho, fueron los italianos quienes introdujeron el brócoli en Estados Unidos, aunque no se popularizó hasta la década de 1920.

Su alto contenido en hierro, clorofila y ácido fólico hacen del brócoli un alimento muy recomendable para las personas con anemia ferropénica.

¿Qué es el brócoli y para qué es bueno?

Por otro lado, el brócoli contiene fitonutrientes (glucosinolatos, isotiocianatos e indoles) entre los que destacan el sulforafano (isotiocianato) y el indol-3-carbinol (indol), antioxidantes (b-caroteno y vitamina C), fibra (soluble e insoluble) y fitoquímicos. Ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL en la sangre y evita la formación de homocisteína, que es un factor de riesgo para el sistema cardiovascular4 Principalmente vitamina K y A, que juntas ayudan a las personas con deficiencia de vitamina D a regular su metabolismo. El brócoli es una hortaliza de gran valor nutricional, ya que aporta al organismo vitaminas (vitamina C, B1, B2, B3 y B6, pero sobre todo una gran cantidad de provitamina A, principalmente en forma de betacaroteno), y minerales como calcio, potasio, selenio, fósforo, magnesio y hierro. La presencia de cromo, mineral responsable de la regulación de la glucosa en sangre, también ayuda a prevenir la hipertensión arterial.

Ayuda a eliminar el colesterol malo del organismo, lo que protege la salud del corazón y previene las enfermedades cardiovasculares.

Referencias:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram